Posted on

50 sombras de Grey, no sin un buen lubricante

50 sombras de Grey y BDSM

Este mes de febrero se estrena la adaptación cinematográfica de “50 sombras de Grey”, la primera parte de la trilogía de novelas eróticas escritas por E. L. James. El éxito de las novelas no solo ha supuesto un resurgir del género erótico en la literatura sino que, además, ha puesto en boca de muchos las prácticas BDSM.

¿Qué es BDSM?

Las siglas BDSM vienen de Bondage; Disciplina y Dominación; Sumisión y Sadismo; y Masoquismo. Un conjunto de prácticas sexuales basadas en conceptos como subordinación, sumisión o dolor. En el BDSM, la pareja adopta roles que pueden variar entre tutor, maestro, amo o esclavo y se establecen normas para que la experiencia sea siempre segura y sana. El fin de estas prácticas es siempre el placer mutuo, por lo que los límites de toda experiencia han de estar consensuados por los participantes. Gracias al éxito de “50 sombras de Grey” y sus secuelas, es mucha la gente que ha comenzado a sentir curiosidad por disciplinas sexuales centradas en relaciones de dominación y sumisión.

Juegos bon

Algo más sobre BDSM

Las prácticas BDSM incluyen toda clase de juguetes e indumentaria. Trajes de cuero, collares de dominación, látigos, fustas, máscaras, dildos, arneses o mordazas pueden ser algunos de sus instrumentos. Existen diferentes juegos y modalidades de dominación y sumisión. Además de la intimidad del hogar, existen otros escenarios privados (clubes) para las prácticas BDSM. En general pueden contarse muchas categorías en las prácticas BDSM, todas unidas por cierto gusto estético y el concepto de consenso.

Los lubricantes

Entre todos los elementos asociados al BDSM, el lubricante es uno de los principales. Su aplicación ayuda a reducir la fricción durante el sexo y resulta fundamental en la práctica de experiencias masoquistas o sadomasoquistas. Además, el uso de lubricantes de frío o calor puede contribuir a incorporar nuevas sensaciones a dichas prácticas. El uso de los lubricantes debe de ser siempre previo a la penetración. Su aplicación es especialmente recomendable a la hora de facilitar el acceso a zonas que no disponen de lubricación natural, evitando así dolor no deseado asociado a la fricción excesiva.

Existen varios tipos de lubricantes en función de su composición:

  • Lubricantes de agua: Su principal característica es la disolución en agua. También se reactivan fácilmente con un poco de saliva.
  • Lubricantes de aceite: Estos no se disuelven al contacto con fluidos, pero sus componentes los hacen incompatibles con el látex.
  • Lubricantes de silicona: Son los que presentan un mayor rendimiento y durabilidad. Además son totalmente compatibles con el látex, al igual que los de base acuosa.

La elección de un buen lubricante puede ser la base para lograr una práctica BDSM sana, segura y consensuada. Y en 50 Sombras de Grey tenemos buen ejemplo de sus múltiples y útiles usos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *