Posted on

La repercusión del bondage gracias a 50 Sombras de Grey

El libro 50 Sombras de Grey ha supuesto un aumento indudable de la popularidad de las prácticas BDSM (Bondage, Disciplina, Sadismo, Masoquismo). Al seguimiento masivo que ha tenido en todo el mundo la trilogía de novelas, se suma el estreno el 14 de febrero de 2015 de la película.

El libro 50 Sombras de Grey

La obra 50 Sombras de Grey ha tenido un éxito espectacular y ha contribuido a dar a conocer el bondage y el BDSM en general, unas actividades sexuales que eran consideradas marginales por una parte de la sociedad que ahora las contempla con mayor aperturismo.

La novela en cuestión forma parte de una trilogía de la escritora británica E. L. James. Su lanzamiento se produjo en 2011 y sus partes se han convertido en bestsellers. Aproximadamente setenta millones de libros vendidos, los cuales han sido traducidos a más de cincuenta lenguas.

A grandes rasgos, 50 Sombras de Grey relata la historia de una relación erótica. La que se produce entre un joven empresario adinerado, Christian Grey, y la universitaria Anastasia Steele. En dicha relación adquieren importancia las prácticas sadomasoquistas. De hecho, las escenas que se describen en los textos y que tienen que ver con estas prácticas han llamado poderosamente la atención de los lectores. Consiguientemente, los comentarios y críticas se han extendido y han incrementado exponencialmente la fama de esta novela.

50 sombras de Grey

No obstante, al tiempo que también se ha producido un principio de normalización del BDSM, también sigue existiendo cierta desorientación. Por ejemplo, las personas que atesoran cierta experiencia en bondage y prácticas análogas consideran que 50 Sombras de Grey es una novela romántica y no sadomasoquista. Estas opiniones se fundamentan en que la protagonista tiene dudas a la hora de verse involucrada en los juegos sexuales que le ordena Grey. Sin embargo, en las sesiones BDSM se tienen claros los roles de dominantes y sumisos. La atracción que el libro ha generado entre algunas jóvenes ha propiciado su aproximación a círculos habituados al bondage y cierto desconcierto para las más desinformadas.

En definitiva, 50 Sombras de Grey ha resultado clave para la repercusión de prácticas sexuales totalmente lícitas, por el hecho intrínseco del consentimiento mutuo, y que permanecían ignoradas o deliberadamente ocultas, por razones de hipocresía social.

El bondage de Grey

El bondage constituye un ejercicio estético-erótico que forma parte de las relaciones BDSM. Se trata tanto de un elemento incluido en el ritual de las ceremonias de sadomasoquismo o dominación como de una variante erótica más. Su peculiaridad estriba en la realización de encordamientos, con la finalidad de potenciar los efectos eróticos. Opcionalmente, también se puede hacer uso de mordazas y vendas en el bondage.

Experiencias de bondage se relatan en una alta cantidad de pasajes de 50 Sombras de Grey, de manera que estos relatos suponen un auténtico reclamo y la principal fama del libro.

A lo largo de las páginas de la novela, Anastasia narra cómo, por ejemplo, Grey la ata con el juego de esposas. El reconocimiento de sus dudas acerca de la dinámica de los juegos sexuales es una constante. Igualmente, el carácter sádico y sarcástico de Grey también se deduce de sus comentarios. No obstante, también hay espacio para que Anastasia confirme, sin ambages, el placer que siente. Como cuando Grey le pasa el plumero por su cuerpo. Resulta evidente que estas manifestaciones de placer, narradas de manera elegante y sensible, han fascinado a los lectores. El uso de metáforas y el relato de la sucesión de actos que componen los juegos sexuales (caso de la fusta) convierten el texto en una obra con gusto por la estética. La descripción de los juguetes sexuales y los comentarios de Grey, habitualmente punzantes, contribuyen también a aumentar la tensión sexual que se respira durante todo el texto.

Juegos sexuales 50 Sombras de Grey

Esposas, látigos…

A continuación, puede leerse una relación de los juguetes sexuales utilizados por Grey para ambientar el clima sexual:

  • Esposas de metal: de tipo clásico y fabricadas con metal. Se utilizan como accesorio para los juegos previos o en el bondage. Gracias a ellas se pueden constreñir las muñecas del amante o amarrarlas a la cama.
  • Plumero: sirve para deslizar sus plumas sobre la piel del amante.
  • Antifaces: vendas tanto en color plateado como negro.
  • Lazo de satén para atar: aúna fortaleza y suavidad. Sirve para atar tobillos y muñecas o para inmovilizar al amante.
  • Sujeción para la cama: kit de complementos para restringir totalmente los movimientos en la cama.
  • Fusta: un accesorio con apariencia elegante y diseño estilizado a la par que práctico.
  • Venda para los ojos: fabricada con satén. Se ata a la cabeza, de forma que no permite la visión ni el paso de la luz. El puente de la nariz asegura su sujeción y ha de adaptarse a los contornos de la cara.
  • Juego de bondage: además de la venda, incluye correas de satén para atar las muñecas y una paleta para golpear con suavidad la piel.
  • Látigo de tiras: un accesorio con frondas suaves, ideal para los juegos en las partes más sensibles. Permite tanto cosquillear como ocasionar ardor.
  • Pinzas ajustables para pezones: sus abrazaderas ajustables favorecen el calentamiento y la excitación, puesto que se pellizca con dulzura la zona más sensible de los pechos con la presión idónea.
  • Azotador de satén: también cuenta con piel artificial. Se trata de una paleta de doble textura, con un mango fácil de agarrar y una amplia zona de cobertura, de forma que resulta sencillo dar los azotes.
  • Bolas chinas de plata: se trata de una variante refinada de las conocidas bolas chinas. Su deslizamiento por el cuerpo genera excitación.
  • Plug: es un juguete sexual para principiantes en materia de sexo anal. De menor tamaño y aparatosidad que un vibrador anal, ocasiona placer a medida que va penetrando por el interior.

Látigos, fustas, máscaras 50 Sombras de Grey

Estos artilugios forman parte de la liturgia sexual que comparten Grey y Anastasia. Son objetos utilizados recurrentemente para acrecentar las sensaciones de placer y la originalidad en las relaciones sexuales.

En resumen, juguetes que hacen crecer una tensión sexual positiva y que puedes comprar en tiendas de regalos que poseen una línea específica sobre 50 Sombras de Grey.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *